24.6.09

fuego de San Juan







Después nos sentamos en el barranco a ver salir caras del fuego...

2 comentarios:

Tania dijo...

Muchas son las leyendas que afloran en la Mágica Noche de San Juan, dichos populares, cuentos y creencias que se extienden por los riscos del oeste.
Recuerdo una vez, hace ya más de 15años y estando de veraneo en San Nicolás, propuse a unos parientes visistar Guguy por primera vez; la respuesta de un viejillo sentado en la plazoleta que queda justo frente a la iglesia de La Aldea y que oyó mi petición, alimentó mi curiosidad: "no vayas pa Guguy mi niña, que alli hay brujas..".

Hasta ese momento, habia escuchado hablar de Guguy como un paraje remoto, aislado, casi impenetrable.. la gente señalaba los riscos del Cedro y Horgazales como algo imposible de explorar.
Los fuertes escarpes que delimitan el valle con el interior del macizo, ayudaban mucho a fantasear con un lugar misterioso, intransitable, supuestamente solo observable desde el mar y en cuyos barrancos internos vete a saber qué podria encontrar uno..

La primera vez que visité Guguy me fascinó, no solo por su maravilloso paisaje basáltico semejante a una "pequeña Timanfaya", sino por el entorno reservado y oculto y a la vez extrañamente atractivo, que transmiten sus antiguas laderas, montañas y barrancos, perceptible solo por aquellos que sienten su energia cuando transitan por alli.

Anoche oí por primera vez lo de la Danza de los Candiles e incluso pude ver fotos tomadas por algunos vecinos cazadores que han hecho noche en la infinidad de cuevas esparcidas por la zona, que según cuentan, en estas noches del año, unas luces anaranjadas, semejantes a pequeñas candelas, danzan inexplicablemente en ciertas zonas de dificil acceso y titilan sutilmente, como si en esas zonas se hubieran encendidos velas.
Lo más curioso, según dicen, es que sabiendo que son zonas muy escarpadas y de complicado tránsito, las pequeñas llamas "se mueven de un lugar a otro en movimientos "de procesión", como llevadas por alguien.." y siempre coincidiendo con el plenilunio de los meses estivales.
Los más viejos del lugar, también dicen haber visto estas luces en los Riscos de Tasartico y en la degollada del mismo nombre, lugares con gran carga supersticiosa.

Estos riscos, silenciosamente dicen mucho..

Un saludo.

Jose Coyote dijo...

preciosa historia, la haces bonita escribiéndola con tu pasión, visible a los ojos y oidos. Creo que para este verano visitaremos con Luna la zona. Igual que la primera Luna en Faneque mancha la línea.
De las noches de San Juan hay tanto que vivir que se hace corta. De Telde recuerdo "mujeres con aspecto de satán, bailaban frenética y lujuriosamente mientras los hombres se escondían en sus casas", tengo que buscar de quien es. Una ruta de estas la hacemos nocturna si te apetece.
Salu2, gracias por tus palabras