1.5.09

Colores

















Y me uní al grupo y subimos a la montaña de Tirma pasando por los azulejos de la semana pasada. La vista desde Tirma del Andén, la Aldea, Altavista y Tamadaba con el cortijo de Tirma debajo y en días claros como este hasta el faro de Sardina es impresionante y carga las pilas, y por supuesto el padre Teide en un día en que el Sol traspone cerca del pico. Llama la atención la perfecta alineación de Ajódar con Faneque, Tirma y Los Cedros, descentrándose en Horgazales (S) y Amagro (N), montañas sagradas de los antiguos canarios que miran a poniente queriendo decir algo desde el silencio de la historia. Buen rollo y pateo bonito acompañados de una luz preciosa que nos dio tonos y colores para rato, como si un arcoiris hubiera decidido acampar en Tierra.

2 comentarios:

Clara dijo...

Que maravilla mi niño.No hay nada como ser libre como un pájaro y volar como un Cernícalo, para poder disfrutar de todos estos paisajes hace falta tiempo para dar rienda suelta a todo ese arte que llevas dentro jodio. " de cariño ".Un beso Clara y a ver si te pasas por mi Blogger

Jose Coyote dijo...

Gracias Clara, la luz está ahí, sólo hay que escucharla, la libertad la intento buscar. Besos, me paso por allí.